• Footer logo

Telefónica siempre ha cumplido con pagar todos sus impuestos

  • En sus 27 años de operación pagó por Impuesto a la Renta más de 9,400 millones de soles que equivalen en promedio a más del 30% de sus utilidades.
  • Lograr justicia no puede ser calificado como un premio, la ley no puede aplicarse de manera discriminatoria.

Nos vemos en la obligación de pronunciarnos ante las declaraciones públicas efectuadas por la presidenta del Tribunal Constitucional, a título personal, en las que comenta un fallo que aún no ha sido notificado a las partes y realiza afirmaciones sobre controversias que están pendientes de resolución ante el Poder Judicial.

Al respecto, reiteramos una vez más que Telefónica del Perú ha pagado desde que inició sus operaciones todos los impuestos que le correspondían, y que en el periodo de los casos a los que se ha hecho referencia equivalen a un impuesto a la renta de entre 40% y 52% de sus utilidades, superior al 30% estipulado por ley.

Telefónica por lo tanto no tiene una deuda por el pago de impuestos, lo que tiene es una legítima controversia respecto a la pretensión de la Autoridad Tributaria correspondiente a los ejercicios 1998, 2000 y 2001 al ejercer el derecho de todo contribuyente y administrado a discrepar, dentro del marco legal respectivo, de las decisiones de la administración.

La esencia de la discusión ante el TC no es la existencia o no de una deuda tributaria, sino la aplicación indebida de intereses moratorios como consecuencia de la demora de las propias autoridades tributarias en resolver, lo que supone un perjuicio que el marco legal vigente y decisiones anteriores del TC ya han rechazado para casos similares.

Por lo tanto, si el fallo es favorable a la compañía como se ha señalado en diversos medios, no es verdad que se estaría perdonando el pago de una deuda a Telefónica, sino que se estaría reiterando un criterio ya definido por el TC en el sentido en que la propia demora de la administración en resolver por encima de los plazos legales no puede generar un perjuicio a un contribuyente que ejerce su legítimo derecho a discrepar, ya sea éste persona natural, pequeña, mediana o gran empresa.

Lograr justicia no puede ser calificado como un premio, debe ser la normalidad para que el país mantenga la estabilidad necesaria para generar confianza, predictibilidad y promover inversiones.

Telefónica reitera su compromiso con el Perú y su confianza y respeto a lo que resuelvan las autoridades respectivas. Lamentamos que se genere confusión sobre un tema de seguridad jurídica que es indispensable para el desarrollo del país.

 

Lima, 21 de febrero de 2021

 

Nota anteriorProxima Nota

Send this to a friend